...Todas y cada una de las palabras publicadas en este blog son un trocito de mi alma y ESTÁN REGISTRADAS...
Por favor...Si te las llevas...Cita la fuente poniendo el enlace del lugar donde están guardadas...
Creo que es justo que a los que compartimos mucho de lo que sentimos y somos se nos reconozca al menos nuestra autoría...

...Lola Escribe y Siente...

domingo, 8 de septiembre de 2013

...TÚ ERES...


...Tú eres la sonrisa que ilumina tu universo...
La calma que te devuelve el rumbo...
La estrella que marca tu propio norte...
El pensamiento que aclara tus enigmas...
La huella que dejas en tu camino...
El sentimiento que te agita y te da vida...
La fe que mueve tus más altas montañas...

Eres el corazón que te lleva lejos...
La luz que te pone en pie cada mañana...
La fuerza incesante que te empuja...
La alegría que pinta de colores tu alma...
El mar en silencio que te calma y te sana...
La palabra callada que te acaricia cuando otras te dañan...
Tú eres tu mayor verdad...Tu todo...
Lo demás...Solo tus circunstancias...

.

5 comentarios:

  1. Hermosas palabras llenas de fuerza y esperanza, por que tu también eres luz, serenidad y sabiduría.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. El sentimiento que te agita y te habita
    y da vida a la magia de tus versos
    en la que también tú eres lo que importa y permaneces , lo demás son circunstancias
    ¡Precioso!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Realmente es un placer venir por tu blog a cada paso porque escribes como los dictados de un duende tal cual.Me explico: me gusta esa naturalidad, ternura y música que llevan tus poemas.
    Este, en concreto, da una visión esperanzadora al protagonista, que puede ser cualquiera:le das un valor muy especial a sí mismo,comparándolo con todo, y nada ni nadie es inmejorable que él/ella.

    Un abrazo.
    lo dicho, un placer visitarte siempre.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  4. "Tú eres tu mayor verdad...Tu todo...
    Lo demás...Solo tus circunstancias..."
    Aquí lo dices todo... Sin ti no hay vida ni sueños. Sin ti: no hay palabras de consuelo. Ni fuentes que aplaque la sed del caminante que ya reseca su garganta, se aferre a tus ojos porque estas en la tierra para beber la luz de tu mirada.

    un saludo

    Antonio

    ResponderEliminar